Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Mariana Paraway: “es difícil para las mujeres e identidades no binarias llegar más allá del under”

En el marco del Día Internacional de la Música entrevistamos a Mariana Paraway, cantante y compositora mendocina, egresada de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo. Mariana navega por pasajes pop, folclóricos, electrónicos y experimentales que confluyen en una exploración sonora profunda y refinada, logrando crear su propio mundo, su propio estilo y su propia marca. Conversamos con ella sobre el puente entre las Artes, cómo es hacer música en un mundo que "necesita el fake", el lugar de la mujer en los escenarios y el rol de la gestión cultural estatal en contexto de pandemia.

01 de octubre de 2020, 09:12.

Mariana Paraway: "es difícil para las mujeres e identidades no binarias llegar más allá del under"

Mariana Paraway Ampliar imagen


  • ¿De dónde surge tu interés por dedicarte a la música?

Mi interés y necesidad por dedicarme a la música se fue desarrollando, fue un proceso hasta tomar la decisión. Desde chiquita con mi mamá escuchaba muchos vinilos de música de diferentes lugares y estilos. Y una vez vi a alguien tocando la guitarra muy cerquita mío y dije “quiero hacer eso”. La decisión un poco la tomo a cada rato, porque esto no es que sucede y listo, lo haces para toda la vida. Es como todas las cosas, uno tiene que reafirmarse y pensar todo el tiempo si lo que estás haciendo te gusta, si sigue significando lo mismo. Pero la primera decisión real que tomo de dedicarme a esto fue en el año 2012 cuando estoy por lanzar mi disco “Los peces” y dije voy con todo: con la inversión, con el tiempo, con el corazón, con todo lo que tengo y con todo lo que soy. Y he ido reinventando esa decisión todo el tiempo. A veces he decidido dejar la música, a veces he decidido volver a tener fé, o volver a tener fe me ha hecho decidir nuevamente por elegirla. Pero amo. Amo mucho todo esto. 

  • ¿Qué es la música para vos? ¿Encontras en la música tu lenguaje?

La música para mi es mi vida, así de categórico. Es todo. Estoy todo el día relacionandome con la música de una forma o de otra. A veces no escucho mucha música porque la vivo todos los días. Doy clases de música, hago música con mis alumnxs, compongo, produzco, escucho cosas de mis amigxs, tomo clases yo, filmo videos, hago recitales, hago giras. La música que más me resuena es la que me emociona, la que me conmueve, la que me hace llorar o la que me hace querer hacer música. 

Mi lenguaje es más complejo que la música, porque mi lenguaje tiene mucho de visual y estético. También va por ahí. Entonces creo que los videos son los que resumen mi lenguaje, donde se conjugan un montón de cosas. Creo que ahí es donde más me encanta. 

  • Tu obra se caracteriza por una puesta en escena trabajada ¿es para vos importante el puente entre las artes? ¿en qué sentido?

Sí, para mi es la obra. Yo pienso las cosas como obras. Cuando hago una canción la rodeo de cosas, de imágenes, a mí me parece muy importante eso porque me gusta mucho. Cuando veo una obra así en otros artistas a mi me emociona, ver todo el significado y significante que hay en estas cosas. El puente entre las artes es fundamental. De hecho, la música ya tiene poesía y música. Ya hay literatura y música siempre. Bueno, no siempre, en la música instrumental no, pero digamos en la que yo hago. Y hacer videos, hacer fotos, es parte del oficio de ser artista de la música. Entonces, para mi es fundamental trabajar eso y encontrar también la identidad.

  • ¿Qué buscas transmitir?

Mi ultimate transmition es ser real en todo lo que hago, eso es lo que busco transmitir. Entonces por eso también nunca he podido llegar a algunos lugares, porque a veces el mundo necesita el fake. 

  • ¿Cómo fue salir de la FAD e insertarse en el mundo del arte en Mendoza? ¿Qué herramientas te da la provincia y cuáles son sus límites?

Yo amé tanto, tanto, tanto mi tiempo en la Facultad de Artes. Me dió mucho backup de sapiencias, me dió mi oficio, la técnica, la constancia, muchas cosas. Yo que soy profe de música aplico todo. De hecho, ahora de más vieja y dando clases me doy cuenta de todo lo que aprendí en ese lugar. Pero también la vida misma te da mucha sabiduría. Yo en la carrera de música nunca fui la mejor alumna en instrumentos, después soy re ñoña así que en historia y eso era re ñoña. Pero, en guitarra, en instrumento, nunca fui la mejor. Pero lo bueno es que pude encontrar una veta para hacer música con todo lo que aprendí. 

¿Qué herramientas me da la provincia? Yo creo que tiene que ver más que con la provincia con el mundo, hoy no hace falta irte de Mendoza para hacer cosas, para salir al universo. Creo que hoy es posible estar en tu casa y poder hacer muchas cosas. Yo creo que los límites tienen que ver con que los medios masivos, que son los que generan opinión, están en otro lugar, no están en Mendoza. Las revistas especializadas de música todo eso está en otro lugar, acá solo hay una. Entonces, como que estar allá es más fácil para llegar a cosas, conocer gente. Porque hay algo que nunca me ha salido que es hacer lobby, y si estás en Buenos Aires es mucho más fácil hacerlo porque vas a un bar y te encontras a algún periodista o a alguien que influencia a la gente. Eso me parece que es el límite, pero también es un límite personal, de mi personalidad.

  • ¿Cuál consideras que es el escenario para la mujer en este ambiente?

Yo creo que todavía sigue siendo muy difícil para las mujeres y para otras identidades no binarias ser visibles, lograr llegar a más allá del under. En el under estamos todxs, no? Y llegar más allá es un poco más difícil. Creo que las más viejas hemos trabajado mucho para abrir espacios, y las jóvenes vienen sin esa carga de lo que no se puede hacer que teníamos nosotras.. entonces creo que es un momento más propicio para llegar a lugares. Entonces hay que aprovechar, y no hay que tener miedo, y hay que aprender y hay que estudiar mucho. Nadie me pidió este consejo, pero estudien mucho porque el mundo es complejo.

Fuí parte de la ley de cupo femenino en festivales y viví incluso muchos reveses, porque ponerle el cuerpo a cosas tan polémicas te juega bastante en contra: no te contratan porque sos bocona, o porque sos la que dice cosas que no hay que decir. Cuando sos combativa pasan cosas, pero para mi es un orgullo. Mucha gente me peleó, me ninguneó, me dijo cosas, y tuve que salir a pelearla también. Pero me parece manso haber vivido eso. 

  • ¿Cómo vivís el escenario musical en pandemia? ¿Qué esperas a nivel de gestión estatal en este momento?

El escenario musical en pandemia la verdad que es bastante complejo y triste. No hay mucho por hacer, y si hay es todo gratis para lxs musicxs. No está bueno porque hemos desandado un camino que vamos a tener que volver a construir y es muy difícil. Se necesitan más políticas culturales y más políticas educativas en relación a la cultura. Está bastante difícil. Yo he tratado de tomar el lado positivo y usar este tiempo para aprender, para estudiar, para compartir mis conocimientos y mi experiencia con otrxs y ha sido muy hermoso. 

Pero se necesitan hacer más cosas. Hay que re pensar qué va a suceder con la vendimia, por ejemplo. Hay que re pensar qué va a pasar con todas las cosas estatales, y con todo lo que lo estatal tiene que hacer para lo privado, lo autogestivo. Hoy pensaba en SADAIC, que es una fuente de ingresos para muchxs de nosotrxs y no estamos tocando entonces no vamos a cobrar. Eso es complejo también.