Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

La FAD despide a Carlos Roberto Zannoni, docente y diseñador de nuestra casa

Perteneció a la generación de primeros egresados de Diseño Industrial. Docente apasionado y organizado, lo recordamos con mucho afecto y acompañamos a sus seres queridos en este difícil momento.

23 de febrero de 2022, 19:06.

La FAD despide a Carlos Roberto Zannoni, docente y diseñador de nuestra casa

Ampliar imagen


Carlos Roberto Zannoni nació el 8 de febrero de 1949. Perteneció a la generación de los primeros egresados de Diseño Industrial. Comenzó su labor docente en la carrera de Diseño de la FAD, en 1979 desempeñando funciones en distintas cátedras: Diseño Básico, Introducción al Diseño Industrial, Técnicas de Maquetería y la Coordinación del Taller de Productos. En ese espacio se desempeñó hasta su jubilación en en 2015. Durante esta ultima función, manifestó y pudo transmitir a cientos de estudiantes su "pasión hacia la materia", organizando su labor, la de sus estudiantes, de cada maquinaria, herramienta manual o insumo con un orden de laboratorio.

Su colega y amigo, el Prof. Ernesto Fiorentini lo recuerda con estas palabras de afecto: 

"Hoy despido a un gran amigo y notable profesor.
Las fotos describen inmejorablemente a Carlos Zannoni. Siempre bien dispuesto y de buen humor, siempre haciendo algo con sus habilidosas manos y su lúcida mente, siempre compartiendo con los alumnos.
Nació el 8 de febrero de 1.949. Perteneció a la generación de los primeros egresados Diseñadores Industriales de la UNCUYO. Siendo alumno, fue ayudante del Taller de Productos (ahí diseñó y construyó las mesas de calcar que están en el edificio de docencia). En 1.979 comenzó su labor docente en la carrera de Diseño, en Diseño Básico/Introducción al Diseño Industrial, luego en el Taller de Productos (1.996), y en Técnicas de Maquetería (2.007). Cargos en los que se desempeñó hasta su retiro en el año 2.015.
Muchos, muchos estudiantes aprendimos de sus observaciones y sugerencias. Vivenciamos su pasión por el diseño y la maquetería, la construcción de objetos, la organización de su labor, la de los alumnos, la de las máquinas y herramientas con un orden de laboratorio.
Creo que algunos de los aspectos más admirables, eran su franqueza, su inteligencia y una increíble capacidad de resolución. Cierta vez, hubo un intento de construir un teatro -algo básico- en el lugar del Taller. Viendo la situación y evaluando recursos, salió al cruce de inmediato y al otro día presentó como proyecto lo que hoy es "el teatrito", salvando la integridad y la calidad de ambos espacios.
En lo profesional, junto a su gran amigo y compañero Hugo Petrich, proyectaron y produjeron incontables diseños y una gran cantidad de objetos de variada índole. Esto lo hacían en un taller propio, por el que pasaron varios ayudantes, hoy diseñadores del medio.
El Taller de Productos extrañará sus frecuentes visitas, y guardará con afecto sus legados.
Gracias. Gracias. Gracias, por tanta entrega, enseñanzas, generosidad, chistes, risas, creatividad y amistad."


DI. Ernesto Fiorentini
 

Hasta siempre profe, gracias por todo.